Retos

Razones para proteger los mares

MOTIVOS

EL VALOR DE MARES Y OCÉANOS

Protegiendo los mares y océanos nos cuidamos a nosotros mismos, ya que son esenciales para nuestra vida en la Tierra

Son nuestra fuente principal de agua

El 97% del agua de la Tierra se halla en mares y océanos

Fuente: European Commission

Son el pulmón del mundo

Producen el 50% del oxígeno del planeta.

Fuente: NOAA National Ocean Service

Absorben el CO2

Los mares y océanos absorben al menos un cuarto del exceso de emisiones de CO₂ liberadas a la atmósfera por la actividad humana. Ciertos hábitats como los manglares, las praderas marinas -como la posidonia-, o las marismas son especialmente valiosos por su elevado almacenaje de carbono azul.

Fuente: UN (United Nations)

Estabilizan la temperatura

Capturan el 93% del exceso de calor provocado por los gases de efecto invernadero.

Fuente: UN (United Nations)

Aportan biodiversidad

Existen 250.000 especies marinas conocidas nadando en sus aguas.

Fuente: Census of Marine Life

MEDITERRÁNEO: UN MAR ÚNICO

Hay muchos motivos para proteger y recuperar el Mediterráneo. Entre ellos...

Un mar estresado

El Mediterráneo es un mar bordeado por más de 20 países. En sus costas viven más de 150 millones de habitantes y en sus más de 450 puertos tiene lugar cerca del 30% del comercio marítimo mundial.

Un ejemplo de biodiversidad

Representa solamente el 0,8% de la superficie oceánica mundial, pero sus aguas acogen entre el 4% y el 18% de todas las especies marinas descritas, de las cuales entre el 25% y el 30% no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

El mar que nos alimenta

Constituye una amplísima zona de alimentación y desove para muchas especies de peces. Asimismo, el mar Mediterráneo contribuye a que el ser humano mantenga una dieta más saludable y equilibrada.

Un bien muy valioso

Sus aguas costeras poco profundas albergan hábitats sensibles y valiosísimos, como praderas marinas y conjuntos de coralígeno, mientras que las aguas profundas acogen una fauna única y frágil. Por ello, los beneficios ecológicos y económicos de su conservación y recuperación son incuestionables.

Ejemplo de economía azul

Es una región marítima donde el ser humano podría obtener mayores rendimientos económicos del mar con un impacto mucho menor en el ecosistema, mediante el desarrollo sostenible de la economía azul.

El laboratorio 
de los océanos

Es conocido como el “Laboratorio de los océanos”. Al ser un mar cerrado y fuertemente estresado, nos permite experimentar y hallar soluciones que, además de funcionar en él, es muy probable que sean aplicables al resto de mares y océanos. Junto con ellos, el Mediterráneo constituye una pieza fundamental del equilibrio de nuestro planeta. Un elemento clave para contrarrestar los efectos de la emergencia climática.

Un mar estresado

El Mediterráneo es un mar bordeado por más de 20 países. En sus costas viven más de 150 millones de habitantes y en sus más de 450 puertos tiene lugar cerca del 30% del comercio marítimo mundial.

Un ejemplo de biodiversidad

Representa solamente el 0,8% de la superficie oceánica mundial, pero sus aguas acogen entre el 4% y el 18% de todas las especies marinas descritas, de las cuales entre el 25% y el 30% no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

El mar que nos alimenta

Constituye una amplísima zona de alimentación y desove para muchas especies de peces. Asimismo, el mar Mediterráneo contribuye a que el ser humano mantenga una dieta más saludable y equilibrada.

Un bien muy valioso

Sus aguas costeras poco profundas albergan hábitats sensibles y valiosísimos, como praderas marinas y conjuntos de coralígeno, mientras que las aguas profundas acogen una fauna única y frágil. Por ello, los beneficios ecológicos y económicos de su conservación y recuperación son incuestionables.

Ejemplo de economía azul

Es una región marítima donde el ser humano podría obtener mayores rendimientos económicos del mar con un impacto mucho menor en el ecosistema, mediante el desarrollo sostenible de la economía azul.

El laboratorio 
de los océanos

Es conocido como el “Laboratorio de los océanos”. Al ser un mar cerrado y fuertemente estresado, nos permite experimentar y hallar soluciones que, además de funcionar en él, es muy probable que sean aplicables al resto de mares y océanos. Junto con ellos, el Mediterráneo constituye una pieza fundamental del equilibrio de nuestro planeta. Un elemento clave para contrarrestar los efectos de la emergencia climática.

Icono flecha izquierda
Icono flecha derecha

amenazas y peligros

El mar Mediterráneo se enfrenta hoy a una serie de presiones causadas principalmente por la actividad humana y la emergencia climática. Nuestro mar nos necesita para restaurar la salud y belleza de sus aguas. Un mar sano es sinónimo de salud para todos.

El cambio climático
Icono flecha abajo
01
El cambio climático
La región del Mediterráneo se está calentando un 20% más que la media global. Se espera que la temperatura del agua aumente entre 1,8 y 3,5ºC en 2100, especialmente en España y en el Mediterráneo Oriental. Si la temperatura del agua aumenta, se produce una pérdida de biodiversidad y una degradación de los hábitats marinos. Y la absorción de CO2 que realizan los océanos es menor, con lo que el agua se vuelve más ácida.
En 2100, la temperatura del agua aumentará entre 1,8 y 3,5ºC
Fuente: UNEP
Amenazas y peligros: cambio climático.
02
Contaminación
El Mediterráneo es un mar rodeado de núcleos urbanos e industriales y, como tal, la contaminación puede ser elevada en lugares cercanos a estos núcleos. La contaminación por plásticos es una de las tipologías de polución que afectan a mares y océanos. Cada día, 730 toneladas de residuos plásticos van a parar al mar Mediterráneo, aumentando su nivel de contaminación. Este plástico representa entre el 95 y el 100% del total de los desechos flotantes y más del 50% de los desechos del fondo marino. Y sus niveles de concentración en el mar amenazan ya tanto a las especies marinas como a nuestra propia salud.  
Existen además otros tipos de contaminación, como la química, que puede causar eutrofización por exceso de nutrientes en el agua y los sedimentos; o la acústica.
730 toneladas de plásticos son vertidas cada día al mar (el equivalente a 4 ballenas azules)
Fuente: UNEP
Amenazas y peligros: contaminación
03
Destrucción de hábitats marinos
Los hábitats son lugares con unas condiciones ambientales específicas donde se desarrolla y vive una determinada comunidad de organismos. En el Mediterráneo se han identificado un elevado número de hábitats que están amenazados por actividades como la pesca de arrastre o las anclas de los barcos, además de la contaminación marina y la emergencia climática. 
Las praderas marinas como la posidonia es un hábitat del Mediterráneo que ha sufrido un alto índice de destrucción desde la segunda mitad del siglo XX (se ha perdido un 13% de la posidonia, llegándose al 40% en algunas zonas del Mediterráneo). También conocidas como “el carbono azul”, la Posidonia oceanica son uno de estos hábitats que suponen un tesoro valiosísimo para el planeta por su capacidad de absorber carbono y emitir oxígeno, ser hogar de miles de especies marinas, amortiguar el impacto del oleaje y proteger de la erosión a las costas.
Entre -13 y -40% de posidonia perdida en el último siglo
Fuente: CSIC
Amenazas y peligros: destrucción de hábitats marinos.
04
Sobrepesca y pesca ilegal
La sobrepesca es la principal causa de amenaza de extinción de numerosas especies en el Mediterráneo. El 73% de ellas están sobreexplotadas, es decir, que pescamos más de lo que la naturaleza puede reponer. Esto hace que el tamaño de las poblaciones de peces vaya disminuyendo gradualmente, se desequilibre el ecosistema y ponga en peligro el futuro de la actividad económica.
El 73% de las especies del Mediterráneo están sobreexplotadas
Fuente: UN (United Nations) - Regional Information Centre
Amenazas y peligros: sobrepesca y pesca ilegal.
05
Especies invasoras
El aumento de temperatura del mar Mediterráneo está propiciando la aparición de nuevas especies invasoras en sus aguas. Al menos 1.000 de ellas han llegado desde zonas más cálidas, desplazando a las autóctonas. Esta tendencia también se está viendo favorecida por el intenso tráfico marítimo del Canal de Suez o el Estrecho de Gibraltar. Nuestro mar ha perdido el 41% de sus principales depredadores desde la segunda mitad del siglo XX, incluidos los mamíferos marinos. Y los ecosistemas de coralígeno (cruciales para combatir el cambio climático y el mantenimiento de la pesca) también se ven amenazados por esas especies invasoras.
Pérdida de biodiversidad con -41% de depredadores
Fuente: Universidad Autónoma de Madrid
Amenazas y peligros: especies invasoras.
01
El cambio climático
La región del Mediterráneo se está calentando un 20% más que la media global. Se espera que la temperatura del agua aumente entre 1,8 y 3,5ºC en 2100, especialmente en España y en el Mediterráneo Oriental. Si la temperatura del agua aumenta, se produce una pérdida de biodiversidad y una degradación de los hábitats marinos. Y la absorción de CO2 que realizan los océanos es menor, con lo que el agua se vuelve más ácida.
En 2100, la temperatura del agua aumentará entre 1,8 y 3,5ºC
Fuente: UNEP
Amenazas y peligros: cambio climático.
02
Contaminación
El Mediterráneo es un mar rodeado de núcleos urbanos e industriales y, como tal, la contaminación puede ser elevada en lugares cercanos a estos núcleos. La contaminación por plásticos es una de las tipologías de polución que afectan a mares y océanos. Cada día, 730 toneladas de residuos plásticos van a parar al mar Mediterráneo, aumentando su nivel de contaminación. Este plástico representa entre el 95 y el 100% del total de los desechos flotantes y más del 50% de los desechos del fondo marino. Y sus niveles de concentración en el mar amenazan ya tanto a las especies marinas como a nuestra propia salud.  
Existen además otros tipos de contaminación, como la química, que puede causar eutrofización por exceso de nutrientes en el agua y los sedimentos; o la acústica.
730 toneladas de plásticos son vertidas cada día al mar (el equivalente a 4 ballenas azules)
Fuente: UNEP
Amenazas y peligros: contaminación
03
Destrucción de hábitats marinos
Los hábitats son lugares con unas condiciones ambientales específicas donde se desarrolla y vive una determinada comunidad de organismos. En el Mediterráneo se han identificado un elevado número de hábitats que están amenazados por actividades como la pesca de arrastre o las anclas de los barcos, además de la contaminación marina y la emergencia climática. 
Las praderas marinas como la posidonia es un hábitat del Mediterráneo que ha sufrido un alto índice de destrucción desde la segunda mitad del siglo XX (se ha perdido un 13% de la posidonia, llegándose al 40% en algunas zonas del Mediterráneo). También conocidas como “el carbono azul”, la Posidonia oceanica son uno de estos hábitats que suponen un tesoro valiosísimo para el planeta por su capacidad de absorber carbono y emitir oxígeno, ser hogar de miles de especies marinas, amortiguar el impacto del oleaje y proteger de la erosión a las costas.
Entre -13 y -40% de posidonia perdida en el último siglo
Fuente: CSIC
Amenazas y peligros: destrucción de hábitats marinos.
04
Sobrepesca y pesca ilegal
La sobrepesca es la principal causa de amenaza de extinción de numerosas especies en el Mediterráneo. El 73% de ellas están sobreexplotadas, es decir, que pescamos más de lo que la naturaleza puede reponer. Esto hace que el tamaño de las poblaciones de peces vaya disminuyendo gradualmente, se desequilibre el ecosistema y ponga en peligro el futuro de la actividad económica.
El 73% de las especies del Mediterráneo están sobreexplotadas
Fuente: UN (United Nations) - Regional Information Centre
Amenazas y peligros: sobrepesca y pesca ilegal.
05
Especies invasoras
El aumento de temperatura del mar Mediterráneo está propiciando la aparición de nuevas especies invasoras en sus aguas. Al menos 1.000 de ellas han llegado desde zonas más cálidas, desplazando a las autóctonas. Esta tendencia también se está viendo favorecida por el intenso tráfico marítimo del Canal de Suez o el Estrecho de Gibraltar. Nuestro mar ha perdido el 41% de sus principales depredadores desde la segunda mitad del siglo XX, incluidos los mamíferos marinos. Y los ecosistemas de coralígeno (cruciales para combatir el cambio climático y el mantenimiento de la pesca) también se ven amenazados por esas especies invasoras.
Pérdida de biodiversidad con -41% de depredadores
Fuente: Universidad Autónoma de Madrid
Amenazas y peligros: especies invasoras.
El cambio climático
Icono flecha abajo
Contaminación
Icono flecha abajo
Destrucción de hábitats marinos
Icono flecha abajo
Sobrepesca y pesca ilegal
Icono flecha abajo
Especies invasoras
Icono flecha abajo